sábado, 21 de enero de 2017

Pruebas y más pruebas, el electrocardiograma fetal

Una de las imágenes de su electrocardiograma fetal
Al tener una hija con cardiopatía congénita, este segundo embarazo lo están mirando con lupa. Lo que supone pruebas extras, que tienen que hacerte sentir más tranquila. Pero en mi caso no es así, me pone nerviosa tanta revisión, tanto silencio. Sí, sé que hacen su trabajo pero oye a veces me siento como un objeto!  

Hace unos días me toco hacerme una de esas pruebas extras, concretamente un electrocardiograma fetal. 

 Y sorpresa, no salió como yo esperaba!. Sé, que lo ideal es no hacerse ideas preconcebidas, pero seamos sinceros, entre los nervios del momento y que nuestra ilusión era que nos dijeran esta todo bien, no hacen falta más pruebas. Al menos yo, salí un poco chafada.

Tengo que volver en dos semanas, porque quedo incompleto, no consiguió ver todo lo que necesitaba. Bueno eso y que vio una pequeña regurgitación el la válvula tricúspide. Nos explicó que es algo muy común, que a veces ni lo apuntan porque se suele solucionar cuando van creciendo. Vamos, que puede ser por inmadurez, pero que dejaba constancia por los antecedentes 
 
Sinceramente creo y siento que todo está bien, pero me he agobie un poco en ese momento. 
Precisamente porque el problema de la válvula es uno de los que tiene su hermana mayor y claro supongo que esto le afecta a cualquiera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario