miércoles, 19 de febrero de 2014

EL CLUB DE MALAS MADRES

Si, si, así como lo oyes, pertenezco al club de malas madres. Y es que, a veces en mis intentos de hacerlo bien, meto alguna que otra cagada. Y entre las opciones que se barajan, creo que la de reír me de mi misma y compartirlo con otras malas madres es de las mejores. En el fondo, creo hay una mala madre dentro de cada mujer. No literalmente claro, me refiero a mamás normales como tu y como yo, porque reconozcamos lo no somos perfectas. Y en nuestro afán por hacerlo bien a veces nos supera la situación.

Como mamá primeriza te diré que he dejado de escuchar lo que me dicen y a hacer lo que me da la gana, seguir el instinto me hace feliz, y si la niña decide que a las 9 no tiene sueño, pues no duerme, si decide que no quiere comer más, pues no come, hay que aprender a confiar en los hijos, y si por eso me llama mala madre pues yo encantada.

Si vas a decirme que le quite el pecho a mi hija mejor guarda te tu opinión, porque en este momento ninguna de las dos estamos preparadas. Y no, no me da vergüenza dar el pecho a una niña de 13 meses y quizás si tuviese 36 tampoco me daría, la vergüenza la perdí cuando la conocí, y es que me han visto las tetas medio barrio, y no, no es lo mismo que hacer top less. En la playa, todo el mundo lleva poca ropa, lo de dar el pecho es desnudarte como aquel que dice en los sitios más insospechados, un bar, una tienda, un museo...  

Así que, desde aquí, me reivindico como mala madre, y prometo seguir contando mis más y mis menos con la maternidad. Y estar atentos porque amenazo que algún día tendré un TIP como toda buena mala madre. 












No hay comentarios:

Publicar un comentario